Peruano entre los más buscados de INTERPOL

En 2008, José María Zímic intentó asesinar a su expareja en California frente a su pequeño hijo de ocho años.

Si uno mira esta fotografía de José María Zimic Cavero, peruano de 55 años junto a su esposa e hijo, le genera la sensación de un padre de familia cariñoso, abnegado y por qué no decirlo, exitoso. Motivos de felicidad le sobraban: dueño de una empresa de importación y exportación de equipos domésticos y propietario de diversos negocios inmobiliarios en los Estados Unidos. Zimic Cavero tenía todo para ser feliz: dinero, éxito y una familia unida.

Junio de 2008, California, Estados Unidos. La llamada de un vecino es escalofriante. Un hombre atacó brutalmente a una mujer. Fracturas de nariz, pómulos, el hueso orbital del ojo derecho y terribles lesiones en el cuerpo, fueron el preámbulo que perseguía una execrable intención: quitarle la vida. Luego de provocarle todas estas lesiones, el hombre decidió ahorcar a su víctima. A pocos segundos de morir estrangulada, un vecino ingreso al inmueble y pudo evitarlo. Cada segundo del ataque que pudo acabar en tragedia, tuvo un mudo testigo que nunca olvidará lo sucedido: un niño de tan solo ocho años de edad.

Aunque parezca aún más inverosímil de creer es que el atacante fue nada más y nada menos que José María Zimic Cavero, su esposa, Cecilia Torres Delgado, la víctima y su hijo, el niño que lo vio todo.

A pesar de los esfuerzos de la policía estadounidense, que protagonizó impresionantes operativos para su captura, Zimic logró escapar al Perú. Aquí, se escabulló por diferentes provincias y luego de un tiempo, parecía cantar victoria, mientras que a nivel internacional se había ordenado una orden de captura en su contra.

Sin embargo, en febrero de este año, luego de un trabajo paciente de inteligencia policial, agentes del orden, lo capturaron en el restaurante El Fogón de Piura. Fue trasladado a Lima y recluido en el penal San Jorge. Increíblemente y a pesar de las pruebas en su contra, en junio, fue liberado porque la Corte Suprema de Justicia que rechazó el pedido de extradición que las autoridades de los Estados Unidos, habían solicitado y además, encargó al Ministerio Público que investigara el caso.

El juez que decidió poner en libertad a Zimic, es el presidente de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, Javier Villa Stein.

Desde ese momento, nadie ha vuelto a ver José María Zimic Cavero, quien jamás acudió a las citaciones de la Fiscalía y tampoco fue hallado en su domicilio legal en San Isidro. José Allemant, abogado de la víctima, Cecilia Torres Delgado, condenó la decisión de Villa Stein, por otorgarle la libertad pese a las evidentes pruebas en su contra, informando además, que de haberse cumplido la orden de detención internacional, Zimic Cavero podría hacer recibido la pena de cadena perpetua en los Estados Unidos, mientras que en nuestro país la condena máxima por este delito es de 15 años de prisión.

Allemant, ha solicitado la detención preliminar de Zimic Cavero, de quien afirma pude haber fugado al extranjero, convirtiéndose de esta manera en uno de los peruanos más buscados por la Policía Internacional, Interpol, que sigue los pasos de un total de 40 peruanos en todo el mundo, donde se incluye a 11 homicidas, 7 narcotraficantes, 5 falsificadores, 4 requisitoriados por fraude, 4 por robo en banda y 3 por crímenes sexuales. Los seis restantes son buscados por otros delitos.

Anuncios