El globo se desinfla

Tras el llamado  ‘boom de conciertos en Lima’, en el país ahora se percibe una baja en lo que respecta esta clase de espectáculos

“Hay una gran cantidad de asistentes que es siempre la misma ya que no se puede asistir a todas las presentaciones”, nos cuenta Guillermo Pérez, miembro del staff de la Comunidad Heavy Metal Perú… y qué cierto lo que dice.
Es verdad que Perú tuvo su auge en realización y promoción de conciertos. Sin embargo, este panorama ya no es del todo alentador.

Remontémonos a años pasados: 2007. La congresista Luciana León, al ver que la situación era complicada ya que en la capital no había ningún concierto de envergadura, planteó la Ley que Promueve Los Espectáculos Públicos No Deportivos.
Esta norma eliminó el Impuesto Municipal a dicha clase de espectáculos, además de rebajar del 30% al 15% a Impuesto a la Renta, pagando únicamente el 19% del IGV (Impuesto General a las Ventas) y el 8% que cobra la Asociación Peruana de Autores y Compositores (APDAYC). Gracias a esta norma, en 2009 se realizaron megaconciertos en Lima. ¿Por qué ahora no se percibe ese efecto?

Gracias a la ley promovida por Luciana León y otros congresistas, la cantidad y calidad de conciertos en Lima aumentó considerablemente.

Pedro Callirgos, miembro de Five Music (productora que trajo a Slayer y Iron Maiden en 2011), nos explica que la cantidad de asistentes a conciertos no es la misma que en años anteriores.
“La demanda está bajando un poco ya que los usuarios han agotado sus créditos y la posibilidad de ir a tantos shows”, sostiene.

Ejemplos hay para escoger. Iron Maiden vino por primera vez a Perú en 2009 de la mano de la producción de People & Music. El concierto reunió cerca de 40 mil metaleros en el Estadio Nacional un 26 de marzo de ese año. Un verdadero éxito.
Luego, La Doncella de Hierro regresó a nuestro país gracias a Five Music, pero la asistencia no fue del todo esperada en el Estadio San Marcos: no congregó más de 20 mil fanáticos en el Estadio San Marcos. Es más, U2 y Madonna desistieron de realizaron presentaciones en Lima debido a que “no se cuenta con la logística adecuada”, es decir, aún no tenemos un lugar tan grande que reúna a estos dos monstruos de la música.

Lo que falta por mejorar

En nuestro país, tenemos pocos recintos para la realización de conciertos de gran envergadura: Estadios San Marcos, Estadio Nacional, Estadio Monumental, Centro de Convenciones del Hotel María Angola y el Jockey Club. Casos como la construcción del Luna Park (Argentina) y Movistar Arena (Chile), los cuales son lugares que alberga espectáculos de mediana concurrencia, son ejemplos a imitar por parte de las autoridades nacionales.

Anuncios