El escándalo que avergüenza a Obama

David Howell Petraeus es un militar de cuatro estrellas, el rango máximo, un orgullo para la nación norteamericana, calificado por ‘The Daily Telgraph’  como el segundo conservador más influyente a nivel internacional, elegido por Bush en el 2006 para dirigir a las tropas americanas en Irak y Afganistán y en palabras del Secretario de Defensa, Robert Gates, el mejor del ejército estadounidense para ocupar el cargo.

Sin embargo el ‘ejemplo a seguir’ para muchos militares ha sido en las últimas semanas el protagonista de un caso que más que involucrarlo, lo envuelve entre sábanas con la ex mayor del ejército estadounidense, Paula Broadwell, con quien había mantenido una relación extramatrimonial que ha salido a la luz pública para allanar su enaltecida imagen y convertirse en la comidilla de la prensa en su país.

Cuando se enteró que ocuparía el caro más importante de la CIA . Petraeus dio unas sentidas palabras de agradecimiento a la confianza otorgada: “me siento honrado de haber sido propuesto para este puesto y tener la oportunidad de continuar sirviendo al lado de los soldados americanos.” Sin embargo, ahora ha tenido que dar nuevamente la cara avergonzado por el impase que le costó su cargo: “me siento arrepentido en todos los sentidos de mi comportamiento.”

los personajes del escándalo. Fuente: Elcomercio.pe

El romance empezó en el 2010 cuando el General Petraeus accedió a colaborar con la tesis de Paula Broadwell, que se basaba en el liderazgo de él y que luego daría un rotundo giro hasta convertirse en la biografía sobre su exitosa carrera militar. A partir de entonces Broadwell se convirtió en su acompañante infaltable a todos sus viajes con accesos exclusivos, hasta que surgió el amorío.

Por fin el escándalo se hizo público gracias a la denuncia de una tercera mujer, Jelly Kelly, que dejó la imagen de Petraeus por los suelos. Howell además de gozar de una envidiada carrera tenía 38 años de matrimonio con su esposa Holly y dos hijos, por su parte Paula de cuarenta años también es casada con dos hijos.

Lo peor del asunto, es que este enredo viene con muchos más nudos por desatar, ahora la denunciante Kelly, también estaría involucrada en un caso más de escándalo que vincula nada menos que al comandante de las fuerzas de la OTAN Jhon R. Allen, que también acaba de presentar su renuncia.

Este embrollo que dará mucho más de qué hablar, nos muestra como los encádalos públicos en el país de Obama, no se perdonan tan fácilmente ni por los mismo autores, al punto de renunciar sin mayores presiones.

Anuncios