La revocatoria sin fundamento

Hasta el momento no se había podido comprobar la participación de Solidaridad Nacional detrás de la revocatoria; sin embargo, el miércoles 14 se difundió un video en la que se ve al señor Boris Alegría, representante de Carlos Vidal ante la Reniec y además partidario de Solidaridad, en una reunión admitiendo que José Luna, congresista, secretario general del partido y al parecer financista de esta campaña, le encargó impulsar la consulta popular contra Villarán.

Lo cual constata las sospechas de la intromisión y la campaña de venganza montada por el partido de Luis Castañeda, motivada por odios y rencores en desmedro de los reales intereses de la población, sin tomar en cuenta las verdaderas implicancias que trae consigo una posible destitución: fuera de la cuantiosa suma de soles previstos por el JNE, lo más lamentable sería el aplazamiento de un año de trabajo que además acarrea el estancamiento de las obras ya iniciadas.

Los opositores se habían fundamentado siempre en la labor de la burgomaestre, por una mala administración y una desidia en construcciones de obras; empero, la actual gestión edil hasta el momento ha realizado: la culminación de las avenidas: Primavera, Izaguirre, la Herradura, Canadá, entre otras; continuó con el programa de escaleras; instaló más hospitales de la Solidaridad; recuperó varios museos así como plazas alrededor de Lima.

Redujo el tiempo y la emanación de gases tóxicos en la avenida Abancay, avenida más caótica y contaminada de la ciudad, se hizo responsable del reciente traslado del importante mercado mayorista La Parada, que abastecía de alimentos a toda la comuna y sin contar con las condiciones mínimas de salubridad, hacia Santa Anita; lo cual ningún otro alcalde hizo antes posible. Además debemos destacar el megaproyecto que se está realizando a vista de todos los transeúntes, el Vía Parque Rímac quedisminuirá el tráfico en Evitamiento, interconectando así a 11 distritos.

Quizá la razón que perjudique el fomento de estas obras, sea que Susana Villarán firma como ‘Alcaldía de Lima’ y no con su nombre como lo hacía Castañeda Lossio. Al ocupar el cargo la alcaldesa canceló la autopromoción de la que se valía el ex burgomaestre que ocasionaba la pérdida de miles de soles al municipio, lo cual ha sido calificado por la revista inglesa ‘The Economist’, como una labor honesta.

Por estas y otra implicancias, no se entiende la revocatoria, la cual debería basarse en el incumplimiento de las promesas y no en intereses particulares.

Anuncios