La letra con gritos entra

La selección juvenil de vóley ya está en el Mundial de 2013, pero también se habla de las formas de “motivar” de Natalia Málaga

Tras las últimas decepciones de la selección peruana de fútbol de cara al Mundial Brasil 2014, los ojos peruanos se volvieron a centrar en uno de los pocos deportes que nos ha regalado alegrías en los últimos años: el vóley. El pasado domingo, el equipo de las “Matadorcitas” consiguió su boleto hacia el próximo mundial juvenil de este deporte que se realizará en República Checa en el 2013 tras vencer a su similar colombiano por 3 sets a 1.

Las formas en que Natalia Málaga “motiva” a sus jugadoras a significado polémica en las últimas semanas.

Luego, tras asegurar la clasificación a la cita mundialista de este deporte, el conjunto juvenil peruano jugó la final ante el siempre complicado Brasil, cayendo por el mismo marcador con el que vencieron a Colombia. Sin embargo, la tarea estaba cumplida. Hubiera sido un éxito que las dirigidas por la ex campeona olímpica en Seúl 88, Natalia Málaga, ganarán el torneo que se jugó en el Coliseo Dibós, de locales en Lima.

Post fiebre de victoria, se abrió un nuevo debate en esta escena: ¿Son válidas las formas en que Natalia Málaga “arenga” a sus jugadoras? Desde que asumió la dirección juvenil del equipo nacional de vóley, Málaga ha sido constante en recriminar a sus jugadoras por jugadas puntuales o falta de entrega, con algunos “ajos y cebollas” de por medio. La mayoría de los peruanos han apoyado la forma en que Natalia Málaga “ajusta” a sus dirigidas debido a los resultados obtenidos en los últimos mundiales y Juegos Panamericanos.

Una de las personalidad que criticó esta forma de recriminar fue la actual congresista y ex voleibolista, Cecilia Tait, quien con duras palabras indicó que nunca dejaría que sus hijas sean entrenadas por Natalia Málaga.
“Ella es mi amiga, pero creo que debe mejorar en algunas cosas. Denigrar a una persona no creo que sea la forma más adecuada”, sostuvo.

Sin embargo, hoy, en un noticiero local, Málaga respondió a las críticas por parte de Cecilia Tait y mencionó que Man Bo Park, su entrenador en épocas pasadas, también era duro al momento de los entrenamientos.
“Yo sigo con mi trabajo. Park nos humillaba y a veces nos hacía sentir mal”, dijo Málaga en el programa Abre los Ojos.

Se ve que el Perú la apoya y que con su trabajo –algo duro- se obtienen resultados con paciencia y perseverancia. ¿Es una estrategia válida para momentos en dónde el equipo pierde? ¿Sergio Markarián debe optar por una medida similar dada la situación de la selección peruana de fútbol¡ ¿Tú, qué opinas?

Anuncios